Skip to main content

Cómo se legaliza un punto de recargaDebido a las ayudas del Gobierno, el elevado precio de la gasolina y la mayor demanda de vehículos eléctricos, cada vez son más las estaciones de servicio, lugares públicos, supermercados o centros comerciales, operadores de flotas comerciales o concesionarios de vehículos que se animan a colocar un punto de recarga para coches eléctricos. La instalación en sí no es demasiado compleja, pero si estamos pensando en adquirir o instalar un cargador eléctrico debemos asegurarnos qué tipo de normativas nos afecta y cómo.

Sigue leyendo para descubrir qué normativa existe actualmente en España y cómo te puede afectar a la hora de legalizar un punto de recarga.

Normativa actual para legalizar un punto de carga

En primer lugar, debemos especificar que las nuevas normativas o reales decretos publicados en este año (como por ejemplo el RD 450/2022 del 14 de junio), afectan únicamente a los puntos de recarga de uso público, no a los puntos de recarga de propietarios particulares o a empresas que hayan instalado sus cargadores para la carga de vehículos de flota.

Estas normativas lo que establecen son los derechos y obligaciones de los operadores de puntos de recarga (titulares de los derechos de explotación de las estaciones de carga y responsables de las operaciones físicas) así como de las empresas proveedoras de los servicios de movilidad (o los intermediarios entre los operadores y usuarios) para que se faciliten las recargas de vehículos eléctricos y se refuerce la protección de los usuarios en éstas.

El objetivo es indicar las condiciones para facilitar el despliegue de la infraestructura de recarga que se incluyen dentro del Código Técnico de la Edificación a través de una modificación de este. De esta forma se detallan las exigencias con la que deben contar determinados edificios e instalaciones, dependiendo de su uso.

De igual modo, este real decreto afecta también a los requisitos técnicos del Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión en su instrucción ITC-BT-52, la cual es la que sirve de marco regulatorio actualmente para este tipo de instalaciones.

Instalaciones que requieren elaboración de proyecto

La legalización de un punto de recarga, como toda instalación eléctrica, se realiza también rigiéndose por el Reglamento electrotécnico de Baja Tensión en base a su instrucción ITC-BT-04, en concreto las pertenecientes a infraestructuras de recarga de vehículos eléctricos clasificadas en el grupo “z” de dicha instrucción que marca los criterios sobre los tipos de instalaciones que requieren la realización de un proyecto para su legalización, son estos:

• Potencias del punto de recarga superiores a 50kW.
• Los puntos de recarga ubicados en el exterior siempre que su potencia sea superior a 10kW.
• Los puntos de recarga que incluyan el modo de carga 4: aquella que se instala principalmente en exteriores y que permite recargar al menos un 70% de la batería en media hora.

A su vez, los técnicos de instalación deben elaborar una Memoria Técnica de Diseño debido a que este tipo de instalaciones conlleva la ejecución de una obra menor. Se sobreentiende que tanto el proyecto como la memoria técnica se deben realizar antes de ejecutar la instalación.

Resumiendo, para legalizar un punto de recarga que esté incluido dentro de este tipo de instalaciones especificadas, se deberá elaborar un proyecto que será presentado ante el organismo competente y validado como tal. A la finalización de las obras, y antes de la puesta de servicio de la instalación, la empresa instaladora deberá emitir un Certificado Final de Instalación en el cual se declara, entre otras cosas, que la obra se ha ejecutado de acuerdo con las normas del REBT, el proyecto y/o la memoria técnica de diseño.

¿Por qué elegir cargadores Floox para la instalación?

Floox apuesta por una nueva forma de moverse, sobre todo en las ciudades. La movilidad eléctrica ha nacido como una alternativa que no genera emisiones y que reduce la contaminación acústica. Los cargadores eléctricos de Floox son cargadores más eficientes, ya que no limitan la potencia ni velocidad de carga de las baterías a diferencia de otros cargadores más convencionales.

Los cargadores eléctricos cuidan la batería de los vehículos

Los puntos de recarga de Floox gracias a su sistema de carga directamente en DC cuidan la batería de los vehículos. La carga convencional tiene un cuello de botella que viene instalado por defecto en el propio vehículo (propio en los sistemas de carga AC), algo que Floox puede evitar con su sistema de corriente continua DC.

Estaciones con diferentes tipos de carga

Floox además ofrece diferentes tipos de carga según las necesidades de los clientes. El punto más común es la carga rápida de DC a 30kW, aunque también podemos encontrar estaciones de carga súper rápida y ultrarrápida.

La carga súper rápida se realiza a 60 kW en DC, a los que se le pueden añadir 22 kW en AC (corriente alterna), mientras que la carga ultra rápida admite diferentes potencias de carga entre estas opciones: 90, 120, 150 y 180 kW en DC.

Lógicamente, a mayor potencia de carga, menor tiempo se invierte en este proceso.

Esta variedad de potencias hace que, dependiendo del uso (público o privado) y ubicación del cargador (exterior o interior), va a requerir si es necesario o no la elaboración de documentación anteriormente descrita para su legalización.

El aumento de puntos de carga en lugares públicos es un incentivo para muchas personas que dudan si comprar un vehículo eléctrico o híbrido. La idea de que un establecimiento o local (hoteles, restaurantes, gimnasios) disponga de punto de recarga accesible, puede ser un aspecto diferenciador. ¿Te animas a instalar un cargador eléctrico de Floox?

CTA Floox

Uso cookies, algunas son opcionales, si estás de acuerdo me ayudan a saber qué proyecto es el que más me gusta. Lee la
letra pequeña aquí . ¿Estás de acuerdo?

X