Skip to main content

Beneficios de la carga en DC

Los cargadores DC son la clave para una infraestructura de recarga rápida, que permita a los conductores de vehículos eléctricos ganar mucha autonomía en poco tiempo. Cargar el coche en un tiempo rápido.

La autonomía de los coches eléctricos era uno de los elementos más temidos por los conductores de este tipo de coches. Con el aumento de propietarios de vehículos eléctricos, en la actualidad uno de los principales problemas es la velocidad de carga, donde el tiempo para recargar el coche puede ser determinante en según qué situación.

A nivel práctico, el otro cambio respecto a la experiencia con un vehículo de combustión se sitúa en la carga de energía, donde surge la duda de ¿quién remplaza a las gasolineras?

Todos entendemos la facilidad del nuevo proceso cuando se trata de enchufar el coche en casa, por la noche pero, qué ocurre con los trayectos largos? ¿Qué ocurre si no tienes plaza de aparcamiento?

Aquí es donde es necesario analizar los diferentes tipos de carga vehículo eléctrico, de esta forma se puede saber cuál podrá dar un servicio de carga más rápida.

  • Cargadores AC: donde el cargador envía al coche corriente alterna (CA en castellano o AC en inglés Alternating Current).
  • Cargadores DC: aquí, el cargador envía al vehículo corriente continua (CC en castellano o DC en inglés Direct Current).

Antes de seguir, cabe mencionar que las principales marcas automovilísticas han desarrollado un conector estándar que hace que el 97% de los vehículos eléctricos acepten tanto la carga en AC como en DC. Los conectores del vehículo eléctrico están mecánicamente preparados para encajar tanto a una manguera con conector AC como a una con conector DC.  Este conector estándar es el CCS2 (Combined Charging System 2 o Combo 2).

Tipos de carga de vehículos eléctricos: AC y DC

Antes de nada, hay que entender que el sistema eléctrico que nos rodea siempre trabaja con electricidad en AC: las grandes líneas de transporte eléctrico, las redes de distribución hasta los hogares y empresas, las tomas de corriente donde se enchufan electrodomésticos y máquinas.

Sin embargo, las baterías de los vehículos eléctricos funcionan con DC, tanto para entregar la potencia al vehículo (descarga), como para su alimentación (carga). Aquí está el quid de la cuestión ¿quién transforma la electricidad AC de la red a electricidad DC que necesita la batería? Existen dos posibilidades, la primera la haría propio coche, y la segunda se realizaría de forma externa. Esta es la diferencia fundamental entre los cargadores AC y DC.

  • Los cargadores AC entregan electricidad AC al vehículo. Éste, antes de llegar a la batería, debe transformarla en DC, a través del “cargador de a bordo” comúnmente conocido como OBC (On Board Charger). La función del cargador AC no es transformar la electricidad, sino entregar más potencia que la que podría entregar un enchufe convencional, tener protecciones que evitan sustos tanto para la red de casa como para el coche, además de dar opciones de inteligencia como autentificar usuario, usar una app de control y monitorización, etc.
  • Los cargadores DC entregan electricidad en DC al coche, lista para su uso. Esta energía puede ir directa a la batería, sin pasar por ningún otro aparato. Así el cargador es el que hace la conversión, ofreciendo muchas ventajas.

Detalles técnicos de las dos cargas

Carga en AC

Actualmente, la carga AC es la más extendida en el mercado, siendo su precio muy razonable. Más del 85% de puntos de recarga actuales son puntos de recarga AC, tanto en plazas de garaje privadas como los puntos de recarga que algunos municipios ponen a disposición de los ciudadanos.

Esa misma facilidad de instalarlo, por ejemplo, en casas privadas hace que su potencia esté limitada por la potencia contratada en el hogar, que puede estar sobre los 7kW o 10kW. Contratar más potencia exclusivamente para el cargador sería una opción, pero muy cara, ya que haría falta cambiar toda la acometida eléctrica. La implicación es que es una recarga lenta.

  • Hasta 3,7kW necesita de 6 a 8 horas de carga, suele utilizarse durante la noche. Este tipo de potencia es muy asumible en acometidas eléctricas de particulares.
  • Entre 7,4 kW y 22kW, los cargadores pueden recargar el vehículo entre 3 y 4 horas.

Carga en DC

Con la carga DC la potencia entregada al vehículo puede ser más elevada: 30, 50, 100, 150, 180kW… incluso más, con cargadores que necesitarán una refrigeración extra especial. El máximo lo marca la acometida eléctrica. El objetivo del propietario del punto de recarga es poder ofrecer el mejor servicio para sus clientes, esto implica que la experiencia del usuario sea excelente, sin colas y rápida.

Los cargadores DC incluyen toda esta tecnología en su interior. Una parte de electrónica de potencia y otra parte de inteligencia y control, para que los gestores de los puntos puedan controlar a distancia los mismos, dar acceso a usuarios (con tarjetas o llaveros contactless, APPs en el móvil, incluso en breve será el mismo automóvil el que se identificará ante el cargador). Son los cargadores idóneos para estos lugares en los que el coche no duerme, sino que tan solo está de paso.

La carga de corriente alterna se asocia a cargas lentas y tiempos más largos; la carga en corriente continua ofrece mayor potencia de carga y tiempos más bajos.

Ventajas de la carga DC

Al externalizar la función de transformación eléctrica de AC a DC, los cargadores DC ofrecen dos ventajas:

La primera es que al no tener que pasar por el OBC, se elimina un limitante a la carga. Los sistemas de control del vehículo siempre controlarán la potencia que se inyecte, pero lo harán en función de la capacidad de la batería, no de la capacidad del OBC.

La segunda es que el límite espacial desaparece. Ya no hace falta que el transformador de AC a DC sea pequeño y ligero para que encaje en algún lugar del vehículo. Al poderlo hacer más grande, se puede hacer de mucha más potencia: cuanta más potencia, menos tiempo se necesitará para cargar

Los cargadores DC son la clave para una infraestructura de recarga rápida que permita a los conductores de vehículos eléctricos ganar mucha autonomía en poco tiempo. Cargar el coche en un tiempo rápido.

En menos de 40 minutos se habrá cargado el 80% de muchas de las baterías más comunes de los vehículos actuales. La carga sobre la marcha gana cada vez más enteros y empieza a visualizarse poco a poco. Es ahí donde queremos llevarte con los cargadores rápidos en DC de Floox.

Consultoría

Realizamos planes de consultoría personalizados que se ajustan a cada cliente y necesidad.

Contacta

Uso cookies, algunas son opcionales, si estás de acuerdo me ayudan a saber qué proyecto es el que más me gusta. Lee la
letra pequeña aquí . ¿Estás de acuerdo?

X